Lo primero:
Conectar contigo, con tus ideas,
tus necesidades y tu presupuesto

En un proyecto de reforma o interiorismo intervienen diversos factores a tener en cuenta.  Es cierto que se habla de mobiliario, de espacios, pinturas, telas, iluminación y muchos más elementos materiales…pero para nosotros lo más importante es la conexión con el Cliente. Necesitamos conocer sus motivaciones para hacer el cambio, su idea de evolucionar el hogar donde habita y el límite económico. Con estas bases vamos a elaborar un proyecto medido y personalizado.

Siempre buscando superar tus expectativas
y atender tus necesidades.

A partir de ese momento nos ponemos en marcha: analizamos los espacios a mejorar, las alturas de los techos, distribuciones, las combinaciones de materiales, muebles, separaciones y puntos de luz, pero siempre vamos a tener muy presente la idea final que el Cliente tiene en su cabeza. Una parte importante de nuestro trabajo es captar esa imagen ideal que, a través de conversaciones y detalles, también coge forma en las mesas de trabajo de nuestro despacho y le damos forma, poco a poco.